¿Cuándo Necesitas las Herramientas Eléctricas?

Las herramientas eléctricas realizan la misma función que las herramientas manuales, pero consiguen resultados de mejor calidad, simplificando el trabajo y haciéndolo más eficiente.

Los aparatos eléctricos tienen en común ser relativamente livianos y portátiles, fabricados en materiales ligeros como plastico duro o aluminio, tener motor monofásico, con velocidad variable de rotación de sus ejes. Acoplados directamente a su estructura, pueden disponer de carcasas de protección, guías y asas para su manejo.

De cada una de las herramientas existen distintos modelos y versatilidad de usos, según los requerimientos del usuario. Podemos dividir las herramientas eléctricas en dos categorías principales: las estacionarias o de banco y las portátiles. Al invertir en una selección correcta de herramientas, tendremos todo lo necesario para realizar los trabajos de corte, taladro lijado… de manera rápida y eficaz.

En todo caso, deben seguirse ciertas medidas de seguridad. Siempre utilice la herramienta adecuada para el trabajo a desarrollar. El fabricante describirá en el manual las tareas que pueden ser llevadas a cabo por la herramienta, según su diseño y propiedades. Si no se está seguro, infórmese previamente. Tan sencillo como leer las instrucciones. Algunos modelos están diseñados para realizar funciones diferentes. Con la lectura del manual, nos aseguramos aprender sobre su uso e incluso ciertos consejos de manejo.
Hoy en día, rapidez y productividad son conceptos básicos. Es por esto, que la utilización de las herramientas eléctricas es una práctica normal. Sin embargo, todo profesional sabe que un resultado de calidad require un balance entre herramientas manuales y eléctricas.
Esta decisión debería tomarse, considerando qué método es más eficaz, barato y consigue el mejor resultado.
En ciertos casos, las herramientas manuales son más útiles que las eléctricas: si necesito cortar un gran número de piezas de idéntico tamaño, la maquinaria eléctrica es, obviamente más útil. Si por el contrario, trabajamos en una pieza única, podría resultar más facil hacer algunas operaciones con herramientas de mano, que reconfigurar las máquinas.
El precio es también, una razón poderosa: evita hacer costosas inversiones en herramientas de poco uso. Muchos de los trabajos en la casa son ocasionales.

Las herramientas eléctricas son más peligrosas que las manuales. Algo a considerar por parte de principiantes y aficionados, que en muchos casos,simplemente no las necesitan.¿Cuándo necesitas las herramientas eléctricas?